Autores: WCRF / Dr. Gareth Owen

Informes recientes han encontrado una evidencia de que el consumo de carne roja o carne procesada aumenta el riesgo de cáncer de colon. El análisis de ocho estudios de cohortes mostró un aumento del riesgo del 17 por ciento por cada 100 gramos de carne roja por día (RR: 1.17 (1.05 a 1.31)). El análisis de nueve estudios de cohortes encontró fuerte evidencia de que el consumo de carne procesada aumenta el riesgo de cáncer de colon en un 18 por ciento por cada 50 g de carne procesada por día (RR 1,18 (1,10-1,28)). Para ambos análisis de los resultados de los estudios individuales fueron generalmente consistentes – agregando fuerza a esta asociación.

 

A juicio de esta fuerte evidencia, también se requiere de mecanismos plausibles. Hay varias razones posibles para explicar cómo la carne roja y procesada pueden causar cáncer de intestino. La carne roja contiene un compuesto que da su color rojo, hemo, que promueve la formación de compuestos nitrosilados que son potencialmente cancerígenos. Además, cuando la carne roja se cocina a altas temperaturas, esto da como resultado la producción de compuestos (aminas heterocíclicas y los hidrocarbonos aromáticos policíclicos) que pueden causar cáncer de intestino en personas con una predisposición genética.

 

Además la carne roja procesada contiene nitritos, así como nitratos añadidos a ella como conservantes y estos se cree que puede causar cáncer. El procesamiento también cambia la naturaleza de la carne, que puede jugar un papel en su relación con el cáncer. Actualmente no existe una fuerte evidencia de que el consumo de carne roja o procesada aumenta el riesgo de otros tipos de cáncer.

 

Existe un vínculo entre la carne roja y el cáncer de colon, sin embargo, esta asociación es menor o similar a otros factores de riesgo como el tabaquismo o el alcohol. De hecho, la asociación entre fumar y el cáncer de pulmón es de magnitud mayor que el riesgo implicado por carne roja en relación con el cáncer gastrointestinal. Al igual que con todas las recomendaciones con los alimentos y el cáncer, el consejo es no comer carnes rojas (o cualquier alimento) en exceso. Mientras más natural (menos procesada) la comida es mejor y mantener una dieta equilibrada, complementando su filete o lomo vetado preferido con porciones de verduras frescas y finalizar la comida con fruta fresca.

Fuente de estadísticas: WCRF 2105

 

Cómo-detectar-los-posibles-síntomas-de-cáncer-de-colon-500x281