gareth-owenTratamientos tradicionales para el cáncer avanzado (radioterapia, quimioterapia, etc.) actúan directamente sobre la célula de cáncer; sin embargo nuestro sistema inmune juega un rol crítico en el reconocimiento y erradicación de las células tumorales (un proceso conocido como inmuno-vigilancia). A la fecha terapias basadas en aprovechar las capacidades del sistema inmune han mostrado un éxito esporádico o limitado.

 

En nuestro organismo, el sistema inmune ha evolucionado (en particular las células T, un tipo de linfocito o célula blanca) para distinguir las células sanas de las células que deben ser destruidas. Las células sanas pueden evitar esta destrucción expresando moléculas (proteínas) en su superficie que le dicen al sistema inmune “soy sana, no me mates”.

Las ciencias médicas recientemente descubrieron que las células de cáncer expresan estas mismas proteínas en su superficie usando este “truco” para engañar al sistema inmune. En otras palabras las células de cáncer juegan a las “escondidas” con nuestro sistema inmune. Esta puede ser la principal razón por la cual la inmunoterapia en cáncer no funciona bien hasta la fecha.

Ejemplos de estas proteínas son PD-L1 y CTLA-4. Basado en este conocimiento los científicos se preguntaron ¿si bloqueamos estas moléculas, ahora nuestro sistema inmune podrá atacar las células de cáncer? La respuesta es Si (te pille!). Estudios clínicos basados en el bloqueo de las proteínas PD-L1 y CTLA-4 recientemente finalizaron mostrando excelentes resultados en la sobrevida de pacientes con melanoma (cáncer de piel) y ahora están evaluando su uso para otros tipos de cáncer.

Sin embargo, a pesar de que estos inhibidores son un gran avance en el tratamiento, no son suficientes para curar el cáncer. Estos tratamientos se incorporarán al arsenal de estrategias que posee el oncólogo (acompañando a las quimioterapias, inmunoterapias, radiación, terapia hormonal y drogas dirigidas) para hacer del tratamiento de cáncer cada día más personalizado y efectivo. Entonces, a pasos pequeños, no a saltos, las ciencias medicas están convirtiendo al cáncer desde un problema sin solución a una enfermedad crónica aun tratable.

Dr. Gareth I. Owen
Pontificia Universidad Católica de Chile
Centro UC Investigación en Oncología
Centro de Estudios Avanzados de Enfermedades Crónicas
Biomedical Research Consortium
Foro Nacional de Cancer